Despido alta dirección – La extinción del contrato en altos directivos

despido alta direccion

A diferencia de otros tipos de contratos por por cuenta ajena, los contratos de alta dirección están regulados por el Real Decreto 1382/1985, de 1 de agosto que determina el ámbito de aplicación, la forma, el contenido, la duración del contrato y otros muchos otros requisitos y formalidades del mismo.

Entre otros aspectos importantes, define claramente quién es personal de la alta dirección “Se considera personal de alta dirección a aquellos trabajadores que ejercitan poderes inherentes a la titularidad jurídica de la Empresa, y relativos a los objetivos generales de la misma, con autonomía y plena responsabilidad sólo limitadas por los criterios e instrucciones directas emanadas de la persona o de los órganos superiores de gobierno y administración de la Entidad que respectivamente ocupe aquella titularidad.”

Al mismo tiempo que el contrato tiene unas características especiales para la contratación, también las tiene a la hora del despido de alta dirección o la extinción del contrato.

Causas de extinción del contrato de alta dirección

Debemos distinguir cuando se extingue este tipo de contrato por decisión del empresario y cuando por la del alto directivo:

Extinción del contrato o despido por decisión del empresario

El contrato de trabajo podrá extinguirse por desistimiento del empresario, comunicado por escrito, debiendo mediar un preaviso (mínimo de tres meses. No obstante dicho período podrá ser de hasta seis meses, si así se establece por escrito en los contratos celebrados por tiempo indefinido o de duración superior a cinco años).

El alto directivo tendrá derecho en estos casos a las indemnizaciones pactadas en el contrato; a falta de pacto la indemnización será equivalente a siete días del salario en metálico por año de servicio con el límite de seis mensualidades.

En caso de un incumplimiento total o parcial del preaviso, el alto directivo tendrá derecho a una indemnización equivalente a los salarios correspondientes a la duración del período incumplido.
También puede producirse mediante despido basado en el incumplimiento grave y culpable del alto directivo, conforme al artículo 55 del Estatuto de los Trabajadores.

Indemnizaciones por despido de alto directivo

Respecto a las indemnizaciones, en el supuesto de despido declarado improcedente se estará a las cuantías que se hubiesen pactado en el contrato, siendo en su defecto de veinte días de salario en metálico por año de servicio y hasta un máximo de doce mensualidades.
En el caso de un despido de directivo declarado improcedente o nulo, el empresario y el alto directivo acordarán si se produce la readmisión o el abono de las indemnizaciones económicas previstas en el párrafo anterior.
Además de lo anterior, y salvo las características específicas de estos contratos de alta dirección, el contrato podrá extinguirse también por las causas y conforme a los procedimientos que se recogen en el Estatuto de los Trabajadores.

Extinción del contrato por decisión del alto directivo

En el caso de que sea el propio alto directivo quién decida extinguir el contrato de alta dirección debe tener en cuenta que salvo que se de un supuesto de incumplimiento contractual grave por parte del empresario, deberá mediar, como en el caso anterior, un preaviso mínimo de 3 meses y hasta de 6 si así se ha recogido en el contrato firmado.

Indemnizaciones en este caso

El empresario, en caso de un incumplimiento total o parcial del deber de preaviso, tendrá derecho a una indemnización equivalente a los salarios correspondientes a la duración del período incumplido por parte del directivo.

¿Cuándo puede extinguir el directivo el contrato y tener derecho a una indemnización?

El alto directivo podrá extinguir por su parte el contrato especial de trabajo con derecho a las indemnizaciones pactadas o fijadas por la ley para el caso de extinción por desistimiento del empresario, fundándose en las causas siguientes:

a) Las modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo que redunden notoriamente en perjuicio de su formación profesional, en menoscabo de su dignidad, o sean decididas con grave transgresión de la buena fe, por parte del empresario.

b) La falta de pago o retraso continuado en el abono de salario pactado.

c) Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones contractuales, por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor, en los que no procederá el abono de las indemnizaciones a las que se refiere este número.

d) La sucesión de Empresa o cambio importante en la titularidad de la misma, que tenga por efecto una renovación de sus órganos rectores o en el contenido y planteamiento de su actividad principal, siempre que la extinción se produzca dentro de los tres meses siguientes a la producción de tales cambios.

Información relacionada que puede ser de tu interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×