despido disciplinario

Cómo ya hemos explicado en este portal informativo, existen distintos tipos de despidos pero los que mayor frustración provoca en el trabajado es el despido disciplinario ya que , si el trabajador no lucha por sus derechos perderá toda la indemnización acumulada por todos los años de antigüedad en dicha empresa.

El empresario cuando quiere ahorrarse el despido siempre tratará de argumentar el despido disciplinario ya que así el trabajador se va sin la indemnización acumulada. Si el trabajador no está rápido y se pone en manos de abogados especialistas en despidos puede perder la indemnización a la que tiene derecho.

Cuando una empresa planea despedir a un trabajador argumentando un despido disciplinario, no lo hace de la noche a la mañana sino que va generando una serie de “excusas” que le ayudaran en el juicio. Es lo que se entiende por preconstituir pruebas.

Despido objetivo vs despido disciplinario

Muchos de los despidos disciplinarios enmascaran realmente un despido objetivo, es decir que el empresario no está contento con el rendimiento del trabajador o simplemente que la empresa pasa por dificultades económicas y quiere deshacerse de los trabajadores sin pagar las indemnizaciones por despido que estipula la ley. En estos casos la empresa puede caer en la tentación de ahorrarse la indemnización de 20 días por año trabajado que supone un despido objetivo y “arriesgarse” a demostrar que el despido es disciplinario.

Los más habituales son los siguientes:

  • Desobedecer la normativa empresarias. Incumplir deliberadamente las normas y protocolos que regulan la actividad y el día a día de la empresa.
  • Absentismo o falta de puntualidad injustificada y de manera frecuente.
  • Alcoholismo o consumo de drogas.
  • Reducción del rendimiento de forma deliberada, osea que el trabajador deja de realizar el trabajo que venía haciendo durante años de forma consiciente y con mala fe.
  • Violencia física o verbal contra otros trabajadores o incluso contra el empresario o mandos intermedios superiores.

Cómo actuar ante un despido disciplinario

Cualquiera que sea el despido que sufra un trabajador , la empresa siempre está obligada a presentarla una carta de despido.

Un error muy común es el de no aceptarla porque eso complica la labor del abogado laboralista que defenderá tus intereses. Lo recomendable es leer la carta con serenidad y detenimiento. Asegurándonos sobre todo que la fecha de despido coincida con el día que se firma y que no sea una fecha anterior porque eso podría disminuir los plazos para reclamar la improcedencia del despido por ejemplo.

Nosotros siempre recomendamos firmar la carta y escribir al lado NO CONFORME, pero si no se pone por desconocimiento o por nervios o por cualquier otra causa puedes estar tranquilo, firmar la carta de despido en ningún momento significa la aceptación de las condiciones de la misma.

Y por último y lo más importante, acudir de inmediato a un despacho de abogados especializado en despidos porque el plazo para realizar cualquier reclamación es de 20 días hábiles desde la recepción y firma de la carta de despido.

No dudes en defender tus derechos. Llámanos al 914351479 y te ayudaremos

Información relacionada que puede ser de tu interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×